Sorprender y deleitar a los clientes: Se dice fácil, pero hacerlo no lo es

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Innovar, ser disruptivo, sorprender y deleitar, son las nuevas palabras y desafíos que enfrentan las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, para abrirse camino y sobrevivir en un mercado cada vez más exigente, pero a la vez menos paciente y leal.

En verdad, al marketing siempre se le ha pedido que sorprenda. A las personas en las empresas, que conecten con los clientes y que transmitan pasión, y a las marcas que entreguen consistentemente, una propuesta tanto funcional, como emocional.

Pero esto se dice fácil, hacerlo no lo es.

No más B2B o B2C. Ahora es H2H: Humano a Humano.

Bryan Kramer

Bryan Kramer, reconocido escritor y pensador, autor de Human2Human Marketing, comparte en uno de sus artículos, 5 caminos para alcanzar deleitar los cuales compartimos con ustedes, por considerarlos importantes y alineados con la dinámica competitiva que experimentamos en nuestro país.

5 caminos a tomar para deleitar a tus clientes, según Bryan Kramer

1. Pare de pensar que usted es el cliente.

Se refiere al error frecuente de los ejecutivos o propietarios de empresas, que creen conocer las necesidades de sus clientes, porque piensan que son las mismas de éI o ella, y sobre esa base actúan y guían sus propuestas.

Los expertos afirman que la única forma de conocer las necesidades reales y preferencias de los clientes, es encontrarse con ellos en los puntos de venta, preguntarles y escucharlos.

Así podrá obtener las verdaderas razones por las cuales su propuesta no ‘’prende’’ tanto como la de su competidor.

2. “Coma como un pajarito, y descargue como un elefante’’

Para estimular a las empresas a no obsesionarse con saturar de propuestas a sus usuarios. Por el contrario, enfocarse en las soluciones fundamentales que éstos le han expresado a través de las investigaciones y entonces, entregarlas consistentemente y visibilizar masivamente su capacidad de hacerlo, su compromiso y la forma novedosa en que su personal lo hace ocurrir.

Afirma el autor, que tanto los productos, como las campañas publicitarias necesitan empezar con la simplicidad y una clara carta de ruta.

3. Deleitar con lo inesperado

Son las pequeñas cosas no esperadas, durante la ruta de compra o la recepción de un servicio, en los diferentes puntos de contacto, donde se puede deleitar.

Llamarlos por su nombre, una llamada post visita para agradecer, felicitarlo por su primer año como cliente de la empresa o una sonrisa. En fin, sorprender para volver.

No permita que el ‘’día a día’’, y la presión tradicional que vivimos, saque de la prioridad estar buscando nuevas formas de sorprender. Debe ser considerado parte de las estrategias de servicio al cliente.

4. Apóyese en el desarrollo de historias para robustecer sus estrategias.

La forma de contar su propuesta, el tono, el uso de las redes sociales, de influenciadores, cuentan mucho al momento de pretender deleitar para conquistar mercados.

5. Diseñe la experiencia.

Se refiere a definir claramente su Visión empresarial, sus valores, su filosofía, para poder darlos a conocer dentro de la organización y fuera. Monitorear sus cumplimientos, y así poder entregar su promesa de manera consistente.

A esto hay que dedicarle tiempo y atención. No por casualidad se le llega a nombrar como el ADN de las marcas. Hay que definirlo, moldearlo, personificarlo, comunicarlo y venderlo.

Hemos escuchado decir: ‘‘el que no sabe para dónde va, ya llegó’’.

En conclusión, estamos viviendo en una economía de la creatividad, donde todo está siendo cuestionado. Para que su propuesta gane notoriedad y mantenga a la gente hablando de ella, y hablando bien, sorprender para deleitar es la receta apropiada.

Sin [Emoción] no hay [Conexión]

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Cuando un cliente se va

La empatía de las estructuras de servicio interno de las empresas deben hacer el mismo ejercicio, para darle el apoyo al empleado que tiene de frente al cliente disgustado. Muchas veces esto no ocurre. El empleado que maneja la situación es tratado con igual arrogancia, inflexibilidad y lejanía, como las recibió el cliente durante su experiencia. Este es un problema de mayor dimensión aún.

Marketing en Crisis

Aquellas naciones que estén mejor balanceadas en sus capacidades para accionar poniendo del pronombre NOSOTROS delante y el YO eliminarlo, sanarán más rápido.