La cura del COVID-19: un ejercicio de sumas y restas de calidades humanas

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
COVID 19 - Juan Pumarol
COVID 19 - Juan Pumarol

En las crisis se evidencia la calidad humana de un país, de sus líderes, empresas, asociaciones, familias, de su GENTE. Las buenas y las malas calidades.

En este momento la crisis es individual, familiar, corporativa, asociativa, gremial, política, educativa, deportiva, cultural, económica, nacional, regional y mundial. Además, simultánea.

Escuchando y leyendo a médicos y científicos de diferentes partes del mundo, sobre la potencia del virus, su rápida velocidad de contagio y su demoledora capacidad invasiva en el organismo humano, se puede concluir que estamos ante un desafío sin precedentes para la ciencia.

Los médicos aseguran que el COVID-19 es rápido de contagiar y tiene una alta capacidad invasiva en el organismo humano

La otra enfermedad y crisis que provoca el COVID-19, afectando a los infectados y a los que no lo están, es la paralización económica. Disminución de la producción, dificultades para la exportación, cierre de las operaciones turísticas, restaurantes, entretenimiento, educativas, entre otras.

La simultaneidad global de la crisis añade un elemento que le pone más dramatismo a la realidad: insuficiente oferta, en cantidad y tiempo, de pruebas para detectar el virus, así como de equipos e insumos para el tratamiento de los afectados. Todos los países demandan lo mismo, al mismo tiempo.

Como si todo esto fuera poco, tenemos de frente el drama de los que fallecen, a los cuales no podemos acompañar durante la enfermedad, ni despedirlos adecuadamente.

Por el momento, nadie tiene una receta. Ni para la enfermedad, ni para la forma de abordar la situación. Cada uno va aprendiendo sobre su propia realidad. En base a sus capacidades.

Entonces aquellos países que puedan llevar con mayor armonía una situación que es y será devastadora, atravesarán la crisis de una forma menos traumática.

Allí donde las calidades humanas tengan resultados NETOS más [+positivos], sanarán más rápidamente. Tanto en lo económico, como en lo social.

Los resultados NETOS de esta operación de calidades humanas se observarán en la medida en que se evidencien, entre los actores sociales, los siguientes comportamientos:

  • Más o menos integración
  • Más o menos solidaridad
  • Más o menos acción
  • Más o menos tolerancia
  • Más o menos respeto
  • Más o menos compromiso
  • Más o menos discriminación
  • Más o menos capacidad de consenso
  • Más o menos desinformación
  • Más o menos agresión
  • Más o menos transparencia
  • Más o menos flexibilidad
  • Más o menos creatividad
  • Más o menos conocimiento
  • Más o menos humildad
  • Más o menos reconocimientos
  • Más o menos egoísmos
  • Más o menos protagonismos
  • Más o menos vocación de servir

En una situación donde la principal vacuna es la prevención y la disciplina en el cumplimiento de las medidas de cuarentena, distanciamiento social e higiene personal planteadas por las autoridades, y que deben ser acatadas por las ciudadanas y ciudadanos, sanarán más rápido aquellas sociedades que exhiban más comportamientos positivos que negativos.

Aquellas sociedades a las que este virus, las encontró mejor balanceadas en las calidades humanas de sus habitantes, sanarán más rápidamente. Aquellas que cuenten con un liderazgo con mentes mejor ‘’amuebladas’’.

A las que el virus encontró con más comportamientos [- negativos] que [+ positivos], tardarán mucho más en estabilizar sus vidas y retornar a la tan anhelada cotidianidad, que ya nunca será la misma  de antes.

Aquellas naciones que estén mejor balanceadas en sus capacidades para accionar poniendo el pronombre NOSOTROS delante y el YO eliminarlo, sanarán más rápido.

Echemos una mirada crítica a nuestro comportamiento individual, al de nuestras organizaciones empresariales, políticas, sociales, deportivas, medios de comunicación y gremios profesionales. Será el conjunto de nuestras acciones, el que producirá los resultados NETOS de nuestra calidad humana.

Hagamos un esfuerzo para sumar [+ positivos] desde cada uno de nuestros roles. Pongamos nuestras energías a sumar, para sanar .

Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Artículos relacionados

Cuando un cliente se va

La empatía de las estructuras de servicio interno de las empresas deben hacer el mismo ejercicio, para darle el apoyo al empleado que tiene de frente al cliente disgustado. Muchas veces esto no ocurre. El empleado que maneja la situación es tratado con igual arrogancia, inflexibilidad y lejanía, como las recibió el cliente durante su experiencia. Este es un problema de mayor dimensión aún.

Marketing en Crisis

Aquellas naciones que estén mejor balanceadas en sus capacidades para accionar poniendo del pronombre NOSOTROS delante y el YO eliminarlo, sanarán más rápido.